lunes, 9 de abril de 2018

CASA PACO




¿Sabes cuando tienes un sitio fetiche para hacer un poquito de vermuteo? Sí, ese sitio al que vas muchas veces, al que recurres para llevar a las visitas, en el que sabes que por muy a tope que esté, siempre te vas a poder hacer un hueco...

Ese sitio castizo de gres y azulejos, con cuadros del mundo del toreo colgados de la pared y botellas de coñac y frascas de vino decorando las estanterías, acompañando a las fotos del señor Paco con sus celebrities (muy fan de las fotos de la primera planta  de Paco con Normita Duval y Jose Luis López Vázquez)...


Bueno, pues este, CASA PACO, es uno de los míos.
Aunque realmente... siempre tuve una curiosidad especial por ver lo que había en el comedor y todo por culpa de ver desfilar los platos de cocido y huevos rotos y demás...
Hasta este fin de semana!

Una visita, una quedada para el aperitivo, un día lluvioso, y una carrerita con mis tigres por el retiro, fueron la combinación perfecta para llegar y no tener ganas de salir a buscar otro lugar para comer.
Es subir a la primera planta, hacer un escáner visual rápido a las mesas de alrededor, hacer una reflexión a cerca de la media de edad que dibuja una  sonrisa tontorrona en la cara de Pitu y dar por hecho que vamos a comer muuuuuyyyy bien. (he de decir, que en esta reflexión estábamos echando de menos al señor Chof, habría disfrutado mucho de esta comida)

En fin, que preguntamos qué era lo que debíamos comer y éste fue el resultado:

-Una mesa para tres.





-Fabada (2 raciones), de esas que no se olvidan, donde los judiones son judiones de verdad, de los que se te deshacen en la boca, de las que tienen el caldo ese meloso... ( Ñam!!)





-Un solomillo, de los que troceas y ves que no necesitan más que le plato caliente sobre el que viene, para darle una vuelta y vuelta y que se te quede en el punto, con el interior de color granate..










- Paletilla asada de lechal, de los que acabas pensando que es una pena que no sea más grande, (en cierto modo, esto no es cierto... no habría podido comer más)




- El postre: No podía de ser de otra forma... flan de huevo casero, arroz con leche, y crema catalana. Bueno sí podía haber sido de otra forma, pero es que no había "pijama" (Sonsoles por favor, enseña esto a tu primo, que siempre pienso en él cuando hablo de postres viejunos). Nuestro favorito, el arroz con leche. Impresionante

- Una de patatas fritas ; una frasca de vino y 2 botellas de agua; dos cafés, total: 35 euros aprox. por persona.

Además un poquito de envidia dada a mi amigo Luisma Medina y una siguiente recomendación de cocido madrileño de Carmen Mariscal (he tomado nota, que lo sepas).

Supongo que 85 años de historia de comida típica madrileña no podían pasar desapercibidos para mi.

RESTAURANTE CASA PACO 
Plaza Puerta Cerrada, 11
28005 MADRID (Madrid)


Espero que os guste

Un besito