domingo, 25 de febrero de 2018

CAFE PLAZA MENOR



Puede ser uno de los lugares más románticos de Madrid, y sería una entrada perfecta para el día de San Valentin. Peeeeero ni soy yo  muy romántica, ni soy yo mucho de pensar que el 14 de febrero es algo más que el cumple de mi prima Marta. Aún así, creo que este rinconcito escondido es (era) uno de mis secretos, porque es precioso, es romántico, y es perfecto para parejas, para no parejas, para grupos de amigos, para colegas, para las tardes, y para las noches....




Esta cueva pintada de blanco, decorada con cojines en sus bancos y mesas de mosaicos, como si del interior de una jaima o una tetería de Marrakesh se tratase, se encuentra en la calle Gómez de Mora, muy cerquita de la Plaza Mayor, y al lado de la Plaza de Puerta Cerrada (vamos a ver, saliendo de la Latina por la Cava Baja, dirección a la plaza Mayor, cruzas la carretera y y el callejón que se encuentra al lado de Casa Paco, ahí es,  más claro imposible.)

Es uno de mis rinconcitos desde hace ya casi 12 años, y aunque a veces hago paréntesis de pasarme por ahí, siempre acabo volviendo...


Tarta de Zanahoria
Tarta de chocolate y plátano
A veces voy por las tardes a tomarme el café de después de comer. Otras veces voy casi llegando la noche y aprovecho para picar algo (las tostas no están nada mal...) y otras para alguna noche tranquilita a tomar alguna copa, que están muy bien hechas. Pero sin duda uno de los mejores motivos para volver son sus tartas.

Las mejores para mi las de chocolote y plátano (que parece la típica tarta de galleta de toda la vida),  y la de zanahoria que sin duda creo que debería estar entre las mejores de Madrid.


Que yo sepa no tiene redes sociales ni página web, y tampoco tengo yo fotos guays para enseñaros como es, pero mejor, así vais a verlo. Quizás me encontréis dentro.

Espero que os guste.

Un besito




jueves, 1 de febrero de 2018

MI OTRA CASA: LANZAROTE


No tengo ni idea del tiempo que hace que llevo pensando en publicar esta entrada...Creo que no la he escrito antes porque siempre estoy pensando en volver y encontrarme con algún lugar que aún no conozco, o algún sitio nuevo que probar (Menudo error...porque es como entrar en bucle...). Quizás también sea porque no quiero desmerecer o quedarme corta hablando de los sitios a los que siempre quiero regresar...

Sí, regresar a casa, porque Lanzarote para mi también es casa.

Puede que lo sienta así por lo pucheros de Juani (ese toquecito de hierbabuena en las sopas, es imposible de olvidar) acompañados  de los vinos que pone sobre la mesa Paco. Puede que también sea por lo que me gusta ese mantel de hule de cuadros amarillos y blancos siempre preparado en Playa Quemada para esos invitados imprevistos a los que Lalo ofrece el estofado que ha hecho, (para un regimiento, que no vaya ser que se pase hambre!), aunque nadie le avise de que les van a visitar. O quizás también por las gambitas del padre de Yisel, o las croquetas de Toñito Leon...

Por suerte para mi, estas son las " mis estrellas Michelin" de las que pocos pueden hablar y para las que no hay reservas en Lanzarote.

Por suerte para vosotros, tengo una memoria de prodigio para el querer y el comer, que hace que pueda hacer un recordatorio rápido e instantáneo de todos los sitios que me gustan y lo que en ellos he probado (venga, vale, las notas de mi teléfono también ayudan) Ahí os va un regalo!

El Golfo es una de mis zonas favoritas, por lo que suelo ir a la hora de comer para aprovechar a quedarme a comer por la zona. Hay muchísimos sitios donde elegir, pero yo tengo fijación con uno que tiene mesitas en la parte de atrás, sobre las piedras de la playa, y eso, en los días de invierno en los que puedes comer con al chaqueta puesta, con un poquito de sol, es lo mássssss. Se llama Bogavante.
Aquí si o sí en mi menú debe ir pescado. Uno de los más típicos es la Vieja, pero lo mejor es preguntar por el pescado del día. La última vez, pedimos Gallo (que no es el típico de las pescaderías, es mucho más grande, con más carne y muy feo) y Cherne (si no recuerdo mal) y estaban buenísimos. Es buen sitio también para probar productos de la gastronomía típica como son las lapas, las papas arrugadas con mojo o el gofio.


Que no sabías que en Lanzarote se produce vino?? Pues no sabes lo que te pierdes...Hay unas cuantas bodegas que se ven por la carretera desde Uga hasta Mozaga (si me equivoco, conejeros corríjanme!), en las que se puede hacer catas, comprar y hasta comer. Las que yo conozco son La Geria, Estratus (que reabre sus puertas), y La Bodega Rubicón, que es a la que voy yo a comer cabra (buenísimo, no perdérselo!) David Ravelo te debo la idea...






Y llegados a este punto en el mapa, porque no seguir por la carretera hasta la Caleta de Famara? Otra  de mis zonas favoritas, y desde la última vez más, por haber descubierto uno de los que ya sí se que va a convertirse en uno de mis imprescindibles, El Risco de Famara, para el que he creado una entrada propia, para verla  haz click aquí.







Otra de las zonas que últimamente está teniendo mucho poder de atracción sobre mi... es la zona de el charco en Arrecife. Es una zona que siempre está muy ambientada, hay muchas terracitas y muchas alternativas para tomar algo. Desde los bocadillos de  pescado de Ginori (de los que ya hablé en otra ocasión), a las recientes aperturas de Naia y Cala by Luis León. (buenísimas las croquetas de Cala y la japuta en adobo)




Cerca de Arrecife, en Puerto del Carmen, un poco escondido de esa vorágine de restaurantes de todas las nacionalidades del mundo atestados de turistas que puedes encontrar a lo largo del paseo, se encuentra el Restaurante Vino +. Un restaurante de comida de la nuestra (nada de sandwiches, ni burritos...), con productos de calidad, y muy buenas tapas y vinos. Los que te atienden son súper majos, así que yo recomiendo dejarse aconsejar, porque lo que hay fuera de carta suele estar buenísimo (por cierto muy bueno el salmorejo...).

Podría recomendar más sitios, como Lagomar para tomar una copita, (sí, sí existe ese sitio que supuestamente Omar Sharif perdió en una apuesta o una partida de póker, o lo que sea que dice la leyenda) o el chiringuito de Papagayo,  o los Jameos del agua, para asistir a Los Jameos Music Festival en verano, o un arroz caldoso rico rico en Puerto Calero, o el japonés NIPON con el que clausuro últimamente mi vista con mis anfitriones, y con los encantadores Yisel y Bernardo.
Podría eternizarme...


Pero sí o sí mi última mención es para un kiosco pequeñito que hay en Playa Chica. Los cafés calentitos sientan de vicio después de estar una hora bajo el agua, y si me lo sirve "Mi niñatis" es el mejor café del mundo!


















Dedicado, claramente, a Fay & family & friends por hacer que Lanzarote sea "casa".


Espero que os guste

Un besito