viernes, 7 de noviembre de 2014

MARTINA COCINA


Pobre calle de la Ribera de Curtidores, que se queda exhausta después de un domingo de incesante actividad en la que cientos y miles y millones de personas la atraviesan de arriba a abajo, comprando, mirando los puestos, picando algo en los bares de los alrededores de la Plaza del Cascorro, escuchando los grupos de intrépidos músicos que se paran en los recobecos buscando un hueco en el que ponerse a tocar, todo eso al mismo tiempo que, entre el bullicio, suena la guitarra de Paco de Lucía ....Y de repente, llegan las 7 de la tarde, o llega un lunes (o cualquier día de entre semana), o  llega el invierno (y nos quedamos sin las terrazas)....y la calle se vuelve tranquila.
Se convierte en un mero lugar al que llegar a otro, sin pararse (a no ser que vayas a tiro fijo a una de las tiendas de antigüedades, o a las especialistas en ropa de montaña, claro), con prisas...hasta que por fin llega algo nuevo y diferente a la Ribera de Curtidores!! Es uno de los lugares se los que tenía ganas de hablar y su nombre es MARTINA COCINA (www.martinacocina.es)

Se ubica en el número 11 de la Plaza de Cascorro, la encontrarás buscando las enormes puertas y ventanales marrones abiertas de par en par llamándote a entrar... y entonces pensarás "jo que buena pinta! algún día tendré que entrar..."hasta que entras, y entonces te encantará! y querrás repetir!


















Está decorado con encanto, con una enorme mesa central de madera rodeada de unas cuantas mesitas más pequeñas a los lados y un  alargado banco de madera en el fondo debajo de los espejos, creando un ambiente fresco,  relajado, de esos te hacen sentir a gusto, como en casa; de esos que huelen a café por las mañanas.

 Es el lugar que le faltaba al barrio! Un lugar diferente y con una gente muy agradable y de trato genial!








Ofrece desayunos, menús diarios (entorno a los 10 euros), quiches (buenísimo el de boniato y queso azul), ensaladas, bocadillos, empanadillas argentinas, deliciosas tartas (buenísima la de zanahoria) y alfajores (para los nostálgicos de la tierra) y  todo esto te lo puedes tomar allí o pedir que te lo preparen para llevártelo a tu casa.





Pero aquí no acaba todo, ya que además, también tienes las posibilidad de organizar cenas privadas, asistir a conciertos, a miniteatros, mercadillos vintage...y dónde? preguntaréis, si no parece muy grande! Aaahhh...ese es el secreto que guarda en la cueva de su planta baja!

¿Es o no es el lugar que faltaba en la Ribera de Curtidores? Pues ahora le ha salido un hermano... se llama La China Mandarina...pero ese ya es otro post...!

De momento, espero que Martina os guste

Un besito





No hay comentarios:

Publicar un comentario